Patricia Gualinga: “La mujer puede construir el futuro desde un punto de vista diferente: desde la intuición, la dulzura, desde el ver las cosas antes de que puedan ocurrir”

Patricia Gualinga es la líder del pueblo Kichwa de Sarayaku y una de las más reconocidas representantes y defensoras de los derechos humanos de los indígenas y del cuidado del medioambiente, especialmente de la Amazonía.

En sus redes sociales se define como “defensora de derechos Humanos derechos colectivos y derechos de la naturaleza”. Decidida a que su lucha por la Madre tierra, la justicia, la vida y el futuro de todos no sea silenciada, ha tomado un papel preponderante en la instalación de estos temas en la agenda pública. Durante años encabezó el grupo de mujeres y trabajó para fortalecer el rol de cada una en la comunidad, se desempeñó como Directora de Relaciones Internacionales de Kichwa First People de Sarayaku y trabajó en cercanía con el cardenal Cláudio Hummes. Actualmente es portavoz de la propuesta ‘Kawsak Sacha’, que exige la protección legal de la Amazonía ecuatoriana.

Su trabajo, compromiso y dedicación la llevaron a participar de numerosos eventos internacionales, entre ellos de la COP23 en Alemania, y a ser galardonada en varias oportunidades, la más reciente a principios de año cuando recibió el premio Olof Palme -que entrega la Fundación para la Memoria de Olof Palme- por su “valiente liderazgo”. Esta distinción la han recibido: Amnistía Internacional, la dirigente palestina Hanan Ashraui, la opositora birmana Aung San Suu Kyi, Nobel de la Paz en 1991; y el ex secretario general de la ONU Kofi Annan.

Aunque han pasado más de 30 años desde que inició este camino que no imaginaba emprender, continúa utilizando su voz y concientizando acerca de la necesidad de actuar para asegurar que los derechos humanos de los pueblos indígenas sean respetados y para las próximas generaciones puedan disfrutar de este planeta.

Como parte de nuestra campaña Mujeres que Inspiran, la entrevistamos para que nos de su opinión acerca de cómo las mujeres pueden impactar en la construcción de un futuro, cuáles son los retos a los que deberemos enfrentarnos como sociedad y cuáles serán las claves que nos llevarán a alcanzar un mundo con igualdad, equitativo y respetuoso con el medioambiente.

¿Qué te inspira de tu trabajo y qué aprendiste de él?

De mi trabajo me inspira la naturaleza. Mis abuelos, mis ancestros y quienes cuidan y protegen la naturaleza. Eso también me da mucha fuerza. He aprendido muchísimo acerca de la relación del hombre con la naturaleza y el cuidado del medioambiente desde la visión de los propios indígenas.

¿Cómo podemos inspirar a las nuevas generaciones a desarrollar acciones con impacto positivo en el planeta? ¿Qué mensaje les darías?

Pienso que luchar por la vida ya es una inspiración y la juventud tiene que hacerlo, porque este es el hogar de todos nosotros. Además es un hogar en el que todos ellos van a vivir por un largo tiempo. Por eso, hay que aunar los esfuerzos y el conocimiento de la gente que ya ha vivido estas experiencias y sumarles la fuerza de la juventud. Eso puede generar un impacto muy positivo.

No se puede mirar desde lejos, jóvenes o adultos, el planeta está bajo nuestra responsabilidad. Hay que atreverse, uno no se puede quedar quieto ni ignorar lo que está pasando. Estamos hablando del cuidado de la vida, de nosotros y de las futuras generaciones. Salgamos de nuestro confort y rompamos paradigmas que nos hacen mucho daño, en eso la juventud puede aportar mucho. Nosotros, los pueblos indígenas, numéricamente no somos tantos pero hacemos la diferencia habiendo cuidado los ecosistemas y gracias a eso todavía podemos decir que tenemos cierto equilibro. Pero esto ya no es solo responsabilidad de nosotros, tiene que ser de la sociedad global, con los jóvenes a la cabeza.

¿Cómo ves el camino del empoderamiento de las mujeres en los próximos 10 años?

Estamos viviendo una transición lenta ya que estamos en una sistema patriarcal que necesita urgentemente la fuerza, la voz y la visión de las mujeres. En los próximos 10 años yo veo más mujeres empoderadas, más voces jóvenes que denuncian lo que está pasando y que utilizan su propio sentir para generar un cambio profundo en este sistema que está en crisis. La fuerza de las mujeres viene a impartir un cambio en un sistema que ha sido netamente patriarcal.

¿Cuáles crees que serán los retos a los que tendremos que enfrentarnos en los próximos años?

Vamos a tener grandes retos. Uno de los primordiales es cambiar la matriz energética basada en combustibles fósiles porque si no lo hacemos corremos el riesgo de destruir absolutamente todo, incluida la vida. Tendremos que romper esquemas establecidos, dejar a un lado paradigmas, romper barreras culturales y religiosas para empezar a relacionarnos de manera diferente con la naturaleza. Además, también será importante combinar nuevas tecnologías con nuevos sistemas para alcanzar un ambiente sostenible.

Podríamos llamarlo como “volver a nacer”. Tenemos que unirnos, es la única salida que nos queda.

¿Cuáles crees que son las ventajas o miradas que puede aportar una mujer, para construir un futuro mejor, si impulsamos a que accedan a lugares de liderazgo?

Este sistema no está basado desde una visión de la mujer. Es por eso que muchas veces nosotras mismas nos comparamos de manera patriarcal, entonces debemos desestructurarnos y darle lugar a nuestra esencia como mujeres. Si logramos hacerlo desde donde nos toque, ya sean: cargos públicos o de liderazgo en otros sectores, es allí donde estaremos consiguiendo un cambio, que no necesariamente esté enemistado con el hombre ni en competencia, sino uno que se caracterice por brindar equilibrio. Allí radica lo fundamental que la mujer puede dar para construir un futuro desde un punto de vista diferente, desde nuestra intuición, desde nuestra dulzura, desde el ver las cosas antes de que puedan ocurrir, o incluso el dudar, que son ventajas que tenemos como mujeres y que muchas veces no han sido valoradas.

 ¿Qué deberíamos hacer como sociedad para fomentar que tengan un rol más protagonista en cada uno de los sectores y comunidades en las que se desarrollan?

Como sociedad hay que empezar a reconocer las capacidades de las mujeres para el liderazgo, darles el espacio y dejarlas actuar sin minimizarlas. 

Si conoces a una mujer que trabaja por la construcción de un futuro mejor y quieres que su historia sea difundida, puedes ingresar AQUÍ para participar de la campaña Mujeres que Inspiran.