La Cátedra participó de la tercera Conferencia Internacional de UNESCO sobre Ciudades del Aprendizaje.

La Cátedra participó de la tercera Conferencia Internacional de UNESCO sobre Ciudades del Aprendizaje.

La Cátedra participó de la tercera Conferencia Internacional de UNESCO sobre Ciudades del Aprendizaje.

Esta semana en Cork, Irlanda, el Director General de la Cátedra, Luis Luis Liberman y la Directora Ejecutiva, Gabriela Sacco, participaron de la Tercera Conferencia Internacional de Ciudades del Aprendizaje, organizada por UNESCO.
 
En el evento, la Cátedra abogó por el “desarrollo de políticas públicas” en el ámbito de la educación basadas en la “ética ambiental” promovida desde la encíclica “Laudato Si” por el Sumo Pontífice y argumentó que la puesta en práctica de medidas en ese sentido permitirían “atacar con precisión las desigualdades e inequidades de una economía global deshumanizada”.
 
La conferencia, que se realizó entre el 18 y el 20 de septiembre en la sede principal del municipio de Cork, fue impulsada por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) y la comuna de la ciudad anfitriona, con el título “Objetivos globales, acciones locales: hacia un aprendizaje a lo largo de toda la vida para todos en 2030”.
“Necesitamos una educación que contribuya a un cambio cultural en torno al reconocimiento del otro y de la defensa del agua y los ecosistemas”, enfatizó el director general de la Cátedra, el antropólogo Luis Liberman, al disertar en el encuentro internacional como orador principal del plenario denominado “Formas exitosas de implementar y medir el impacto de las acciones locales para el desarrollo sostenible”.
 
El también docente universitario argentino recordó que “el papa Francisco, en la encíclica ‘Laudato Si’, nos desafía a reconocernos en el otro, tender la mano al más débil, alentar a los caídos, asistir a los descartados, apoyar a los educadores y proteger nuestra casa común: el planeta”
 
 
 
Por su parte, la ingeniera Gabriela Sacco, resaltó que el Santo Padre “en la encíclica hace mención a una ética ecológica, que ayude efectivamente a crecer en la solidaridad, la responsabilidad y el cuidado basado en la compasión”.
“En la ‘Laudato Si’, el Papa destaca que es muy noble asumir el deber de cuidar la creación con pequeñas acciones cotidianas y que es maravilloso que la educación sea capaz de motivarlas hasta conformar un estilo de vida”, rememoró Sacco.
 
Liberman, en esa línea, abogó por “el desarrollo de políticas públicas cooperativas y transparentes, soportadas en una ética ambiental”“Es la ciudad el epicentro de los cambios actuales y el escenario donde debemos atacar con mayor precisión las desigualdades e inequidades de una economía global deshumanizada”, finalizó.