L’OSSERVATORE ROMANO publicó la Declaración final de Colombia