Cátedra inspirada por el papa Francisco reclama por el derecho humano al agua

Cátedra inspirada por el papa Francisco reclama por el derecho humano al agua

Cátedra inspirada por el papa Francisco reclama por el derecho humano al agua

En el marco de la celebración del Día Mundial del Agua, que se conmemora cada 22 de marzo, la Cátedra del Diálogo y de la Cultura del Encuentro, espacio académico plural inspirado por el papa Francisco, advirtió que “urge garantizar el derecho humano al agua universal, segura y de calidad”, para evitar las muertes de unos mil niños por día producto de “enfermedades relacionadas con la contaminación”, como indican datos de la ONU.

En ese sentido, tras haber organizado el 23 y 24 de febrero último en el Vaticano junto a la Pontificia Academia de Ciencias un seminario sobre este tema que cerró el Sumo Pontífice con un discurso de repercusión mundial, los expertos de los cinco continentes que participaron en el encuentro se pronunciaron contra la degradación del medio ambiente producida por “sistemas económicos y productivos con modos de uso y de consumo irresponsables”.

El Santo Padre clausuró el seminario advirtiendo sobre el peligro de “una gran guerra mundial por el agua” y pidiendo que “cada Estado sea garante del acceso” al recurso de manera “universal, segura y de calidad”, construyendo así puentes para la paz y la inclusión.  

“Como quedó establecido en la declaración final del seminario, urge garantizar el derecho humano al agua. Hay que propiciar un cambio cultural en torno al reconocimiento del otro y la defensa del recurso y de los ecosistemas, para revertir la prevalencia de enfermedades relacionadas con la contaminación”, enfatizó el director general del espacio académico plural de Argentina, el antropólogo Luis Liberman.

El profesional sostuvo que “la ciencia y la tecnología deben hacer aportes fundamentales en la preservación del agua, mientras que los Estados tienen que asegurar su acceso universal”.

Por su parte, la directora ejecutiva de la Cátedra, la ingeniera Gabriela Sacco, recordó que “el Papa, en su encíclica ‘Laudato Si’ expone las principales limitaciones al derecho humano al agua, a las que hay que agregar las definiciones acomodaticias sobre qué se considera agua segura y las inequidades persistentes respecto de la disponibilidad”. 

“Como dice Francisco en la encíclica, cada uno, desde sus experiencias, sus iniciativas y sus capacidades, está llamado a participar activamente en el cuidado de la Casa Común”, finalizó Sacco.

El seminario realizado en febrero contó con 95 personalidades de los cinco continentes, como el científico estadounidense especializado en medio ambiente Peter Gleick; el presidente del Consejo Mundial del Agua, el brasileño Benedito Braga; y el Premio Estocolmo del Agua 2006, el indio Asit Biswas; además de representantes del Instituto UNESCO-IHE.

Como máximas autoridades de la Iglesia Católica, además del Santo Padre, estuvieron entre otros el canciller de la Pontificia Academia de Ciencias, monseñor Marcelo Sánchez Sorondo; el cardenal brasileño Claudio Hummes -quien presidió el seminario- y el cardenal Peter Turkson de Ghana.

Hummes destacó la participación de sindicalistas y funcionarios en el seminario para que contribuyan a desarrollar “una política suficiente para preservar el agua”, mientras que el cardenal ghanés resaltó que, “a nivel de la Iglesia”, el punto de partida para la cuestión del acceso al recurso es “la dignidad”. 

Día Mundial del Agua

Por su parte, la Asamblea General de las Naciones Unidas emitió el 22 de diciembre de 1992 la resolución 47/193 con la que el 22 de marzo quedó declarado como Día Mundial del Agua y, el 28 de julio de 2010, reconoció con la 64/292 el derecho humano al agua y al saneamiento, reafirmando que el agua segura es esencial para las personas.

La Cátedra del Diálogo y de la Cultura del Encuentro es una iniciativa de la Fundación Panamericana para el Desarrollo Integral de Altos Estudios, acompañada por la Fundación para los Estudios Internacionales (FUNPEI), el Instituto del Diálogo Interreligioso, la asociación civil Miserando y la Universidad Nacional de Rosario (UNR), constituyendo a su vez una red de instituciones públicas y privadas, tales como otras universidades nacionales y extranjeras, además de organizaciones sindicales.

Fuente: http://www.novargentina.com/nota.asp?n=2017_3_23&id=46716&id_tiponota=8