LAS PRIMERAS DUCHAS DE LA CATEDRA, INSPIRADAS POR EL PAPA, YA SON UNA REALIDAD

LAS PRIMERAS DUCHAS DE LA CATEDRA, INSPIRADAS POR EL PAPA, YA SON UNA REALIDAD

LAS PRIMERAS DUCHAS DE LA CATEDRA, INSPIRADAS POR EL PAPA, YA SON UNA REALIDAD

Las primeras duchas para personas en situación de calle promovidas por la Cátedra del Diálogo y la Cultura del Encuentro, en el marco de un proyecto diseñado a semejanza de las existentes en el Vaticano a instancias del papa Francisco, ya son una realidad.

Fueron inauguradas el 8 de marzo último en la Basílica Sagrado Corazón de Jesús, ubicada en la avenida Vélez Sarsfield 1351, del barrio porteño de Barracas.

Las obras comenzaron en septiembre pasado con miras a ser estrenadas durante el Año de la Misericordia y demandaron un proceso de puesta en valor de los baños de la parroquia, tras el arreglo de cañerías, azulejos y paredes.

Las flamantes instalaciones, puntapié inicial del Proyecto Duchas, fueron bendecidas por el padre Sebastián García, párroco de Sagrado Corazón de Jesús,  tras un acto al que asistieron, entre otros, el director general de la Cátedra,  Luis Liberman, la coordinadora de contenidos –y presidenta de la Asociación Civil Miserando-, María Inés Narvaja, y la directora ejecutiva, Gabriela Sacco.

El sacerdote, por su parte, destacó que el sitio elegido para poner en marcha el proyecto respondió a que “se pensó en un lugar que pudiera abarcar lo periférico, ese concepto que maneja mucho el papa Francisco”. Y añadió: “Estamos casi en las afueras de la ciudad, del otro lado del Riachuelo ya estamos en el Gran Buenos Aires, y el cordón sur de la Ciudad de Buenos Aires es uno de los más afectados por el nivel de pobreza, la violencia y el flagelo de la drogadicción”.

Liberman, a su turno, resaltó que la iniciativa busca “dar a las personas en situación de calle no sólo la dignidad del derecho a la higiene sino también empezar a recuperar ese contexto de situación”. Asimismo, anticipó que a las duchas de la Basílica Sagrado Corazón de Jesús le seguirá en la parroquia “una segunda etapa”, con la implementación de una “estrategia de formación para la reinserción laboral”.

“Para pensar el proceso, hay que precisar que esto es una relación de personas que construyeron una confianza y concretaron un sueño, que permitió recuperar muchísimas cosas que tienen que ver con el valor de lo comunitario, con la posibilidad del hacer y con tomar el testimonio que el papa Francisco nos propone: hacernos cargo de cuál es nuestro trabajo”, enfatizó.

Además, remarcó que el Proyecto Duchas procura “sostener” el “testimonio” del Sumo Pontífice y “replicar sus acciones”, al tiempo que contó que el Papa fue informado por correo electrónico sobre  la inauguración de las duchas. “Tuvimos una respuesta muy cortita, que dice ‘OK’, porque el Papa estaba en un retiro: ‘Recibí tu e-mail, me alegra mucho’. Es como una Biblia entera eso, porque no es muy escritor de e-mails. Estaba en un retiro y la verdad que fue algo muy simpático”, comentó Liberman.

Narvaja, por su lado, destacó que “quizá lo más fácil” haya sido “hacer las obras”, ya que “el gran desafío es mantenerlas en el tiempo y darles el espíritu con las que fueron pensadas”.

Además, invitó a la ciudadanía a “participar de alguna manera, ya sea directa o indirectamente” y, en esa línea, resaltó el hecho de “comprometerse para ser buenos samaritanos y caminar juntos”.

En ese sentido, subrayó que la asociación que preside, Miserando, lleva ese nombre porque “significa ‘mirar con misericordia’, el lema del papa Francisco desde que era obispo”.